in

Los monumentos religiosos más bonitos de Zaragoza

El rico y abundante patrimonio religioso arquitectónico de Zaragoza no pasa desapercibido en la ciudad. Son múltiples las historias que aguardan estos monumentos, muchos con siglos de historia. Muestras de la antigüedad de la ciudad y símbolos de la gran variedad de culturas que durante años han convivido en Zaragoza.

A continuación, te proponemos un recorrido por los monumentos religiosos más bonitos de nuestra ciudad.

#1 La Seo

La Seo ha sido desde antaño el centro religioso de la ciudad. Durante el periodo romano fue el templo principal de Cesaraugusta en el foro romano. Hoy en día es una iglesia de gran valor artístico y arquitectónico.

Las paredes exteriores traseras son muestra de un minucioso trabajo de escultura y restauración. La Torre del monumento es el elemento característico de la iglesia. De arte románico en el exterior, pero mudéjar en el interior.

Enviado por

#2 Iglesia de la Magdalena

Construida en el siglo XIV, la Iglesia de la Magdalena es un monumento de nave única de estructura almohade. Los motivos ornamentales de los que se compone son clásicos del mudéjar en Aragón. Sin duda, te recordará al arte mudéjar de Teruel.

Enviado por

#3 La Basílica del Pilar

Un clásico de Zaragoza. La Basílica del Pilar es uno de los templos barrocos más importantes España y un símbolo representativo de nuestra ciudad. Para hablar de sus orígenes hay que remontarse al siglo IX, cuando en la ubicación actual de la basílica existía una iglesia mozárabe dedicada a Santa María. En torno a este templo se configuraba la comunidad de cristianos de la ciudad.

Su exterior es impresionante; pero el interior también deja sorprendidos a los turistas. Las bóvedas de la basílica son el motivo característico del templo, en cuyo interior Goya pintó los populares frescos. Un monumento sin igual que prácticamente todos los ciudadanos de Zaragoza conocen y que los turistas que vienen a la ciudad desean conocer.

Enviado por

#4 Iglesia de San Cayetano

La Iglesia de San Cayetano, o iglesia de Santa Isabel de Portugal, fue construida en el siglo XVI en honor a la hija de Pedro III que luego sería Reina de Portugal. Es uno de los centros neurálgicos de la Semana Santa de Zaragoza, pues la Hermandad de la sangre de Cristo se asentó en esta iglesia. Destaca por su impresionante fachada llena de motivos decorativos.

En este monumento de construcción barroca permanecen desde 1914 los restos de juan de Lanuza, el último Justicia Mayor de Aragón.

Enviado por

#5 Iglesia de San Pablo

Con más de 900 años de historia, la Iglesia de San Pablo tiene su origen en una ermita en honor a San Blás construida en el siglo XII. Concentra los estilos góticos, mudéjar y ciertos componentes románicos.

En el interior cabe resaltar el retablo mayor esculpido por Damián Forment en el siglo XVI. Su gran valor artístico hizo que en 1931 fuera declarado monumento nacional y en 2001 fuera incluido en la declaración de Patrimonio de la Humanidad que la Unesco elaboró para los monumentos de tipo mudéjar en Aragón.

Enviado por

#6 Iglesia de San Fernando

La Iglesia de San Fernando se edificó a finales del siglo XVIII por orden de Ramón Pignatelli en honor a las familias que habían estado trabajando en la construcción del Canal. Sufrió un grave deterioro tras ser usado como acuartelamiento por las tropas francesas en Los sitios de Zaragoza. Pero en 1813, tras una ardua restauración, volvió a abrirse al público.

La decoración es sencilla. No obstante, es uno de los mejores ejemplos de arte neoclásico de Aragón. Una gran cúpula de tipo miguelangelesco bajo la que se levantan ocho ventanales hace sobresalir al monumento. Una iglesia con edificación diferente a las más populares de Zaragoza que seguro llamará tu atención.

Enviado por

#7 Iglesia de Santa Engracia

En sus orígenes, la Iglesia de Santa Engracia fue un monasterio simbólico de la ciudad. En él se conservaban los restos de Santa Engracia y de los mártires cristianos que fueron perseguidos por el gobernador Publio Daciano en el periodo romano.

El monasterio acabó siendo demolido, conservando solo el retablo renacentista delantero, obra de Gil Morlanes. Entre 1891 y 1899 se construyó la Iglesia que hoy en día sigue en pie. Es un templo de nave única con capillas entre los contrafuertes y una cripta bajo el altar mayor.

Enviado por

Sube un elemento más

Imagen Texto Insertado

Este campo es obligatorio

Drop Images Here

o

You don't have javascript enabled. Media upload is not possible.

Desde URL

Tamaño máximo de archivo: 2 MB.

Procesando…

Este campo es obligatorio

e.g.: https://www.youtube.com/watch?v=WwoKkq685Hk

Supported services:

Procesando…

Esta historia ha sido creada con nuestro fantástico formulario. ¡Crea una historia nueva!

¿Qué opinas?

Miguel Nadal

Escrito por Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Semana Santa en Zaragoza

Postres aragoneses de Semana Santa