in

Tradiciones navideñas aragonesas

La Navidad está llena de tradiciones, algunas son comunes a otros países o culturas pero existen determinados actos, comidas o actividades que son típicos de lugares específicos. Por ello esta época del año es diferente y especial en cada sitio.

En Aragón existen diferente tradiciones navideñas que se practicaban antiguamente, aunque algunas se siguen celebrando, otras han tenido modificaciones y varias cayeron en el olvido éstas como poco eran curiosas. ¿Conocías alguna?

#1 Anguila de mazapán

En tierras bajoaragonesas era tradición que en el día de Navidad los novios regalasen a sus novias un gallo hecho en masa de pan. Pero más frecuentemente era una anguila de mazapán enroscada en espiral, y ojos de cristal, colocada en el interior de una cajita redonda de cartón bellamente decorada.
Además, el novio la adornaba con plumas y flecos de colores. Ese día, si los padres aprobaban al pretendiente, se le invitaba a cenar o a tomar café.

por

#2 La noche de reyes

Si los niños deseaban ver a los Reyes no había cabalgatas, los pequeños debían debían salir a recibirlos por la tarde haciendo sonar las esquilas más grandes que tuviesen, para que con el ruido, los Reyes supiesen que había niños en el pueblo, a más grande la esquila, mejor regalo.
Además debían hacerlo en camisa, con la faldeta mojada y una caña verde y los regalos que les traían eran unos dulces o unas monedas.

por

#3 La tronca de Navidad

En esta tradición nacida en los pueblos de Alto Aragón el jefe de familia enciende la tronca tras bendecirla al grito de “Cabirón, Cabirón, caga turrón”, manteniéndolo encendido casi todas las Navidades.
En La Litera se tapa con un saco ocultando golosinas, turrones y juguetes para los más pequeños de la casa.
Antiguamente, la tronca se debía quemar, como mínimo, de Nochebuena a Reyes, aunque variaba según los lugares. De hecho, hay un dicho que dice “tizón verdadero, de Navidad a Año Nuevo”. Más importante que el hecho de quemar la tronca en el hogar, era que en muchos pueblos se recogía la ceniza “bendita” porque se consideraba que tenía propiedades, se utilizaba como abono para extender por los campos en el serrablo o para blanquear la ropa o prevenir el piojillo en gallinas y conejos en otros pueblos.

En Bonansa y pueblos comarcanos los niños tienen que ir a remojar unos palos en la balsa o la fuente más próxima y al volver golpean el tronco con los palos, cantando: Caga, caga, tronco de Nadal, caga turrons i pixa ví blanc.
Y en los Monegros zaragozanos, en La Almolda, se ponía a arder en el hogar un tronco durante la Nochebuena y al día siguiente se apagaba, se guardaba en la bodega y sólo se sacaba de allí cuando amenazaba tormenta, ya que bastaba con ponerlo a la puerta de la casa para conjurar el pedrisco.
Aunque esta tradición es difícil de continuar debido a que las casas nuevas ya no tienen chimenea aún se sigue practicando en algunas sin quemar el tronco, simplemente golpeándolo para que el cabrión de los regalos escondidos en su interior a los pequeños.

por

#4 Villancicos

Uno de los elementos por excelencia de esta época son las canciones navideñas, y en Aragón ya eran populares los villancicos y tonadas de Navidad en el siglo XVII.
La primera partitura de jota que se conoce, antes de que esta fuera conocida con ese nombre, figura en el villancico "De esplendor se doran los aires", compuesto en 1666 por Josep Ruiz de Samaniego, maestro de capilla del Pilar. Las letras, en todos los casos, solían ser ingenuas y sencillas, como la de un manuscrito encontrado en Daroca:
Tienes, prenda del alma, unos ojitos que a todos los que miras les dan hechizos. Pues eres de los cielos chiquirritito, ¿Cómo vienes al mundo tan pobrecito? Aunque estés entre pajas, mi zagalito, se conoce que eres Dios infinito

o el villancico de Borja:

Las zagalas y pastores
rendidos van en tropel,
llegan a Belén cantando,
fatigados de correr;
pero al ver tanta belleza
en un humilde portal,
se conmueven de terneza
y no se atreven a entrar.

o el de Tarazona:

La zambomba tiene un diente
y la muerte tiene dos,
y el chiquillo que la toca
tiene ganas de turrón

por

#5 Misa del gallo

La misa del gallo es una ceremonia católica que se celebra en la medianoche de Nochebuena, de esta forma se recibe al día de Navidad como la conmemoración del nacimiento de Jesús.
Esta Santa Misa también es conocida popularmente con el nombre de "Misa de los pastores" y solo se solía salir de casa el 24 de diciembre para este acto.

Antiguamente en las montañas, dos pastores, en el fondo del coro, solían crear el ambiente musical para la misa con sus voces y silbidos, imitando a las ovejas. Los chicos llevaban zambombas hechas con vejigas de cerdo infladas para acompañar la copla.

por

Sube un elemento más

Imagen Texto Insertado

Este campo es obligatorio

Arrastra la imagen aquí

o

You don't have javascript enabled. Media upload is not possible.

Desde URL

Tamaño máximo de archivo: 2 MB.

Procesando…

Este campo es obligatorio

e.g.: https://www.youtube.com/watch?v=WwoKkq685Hk

Servicios soportados:

Procesando…

Esta historia ha sido creada con nuestro fantástico formulario. ¡Crea una historia nueva!

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ruta por los belenes

Nevadas en Zaragoza